viernes, 28 de junio de 2013

La primera cita


El objetivo no paraba de moverse, de modo que,  fiel a las reglas de la puntería, corregí mi posición de disparo, comprobé la sujeción de la escopeta, centré el punto de mira con el blanco y controlé la respiración, al tiempo que acompasaba, en un ligero movimiento, mi cuerpo y el arma, pero sin desdibujar la posición de tiro.
Sabía que el retroceso provocaría un movimiento del arma hacia atrás y hacia arriba, pero si estaba haciendo lo correcto no fallaría.

El disparo fue impecable, la trayectoria del perdigón certera, el abatimiento del patito casi teatral. La voz del feriante me sacó de mi mundo de francotirador y Nadia se apresuró a darme un beso en la mejilla con el enorme peluche entre sus manos.

Nota: Relato presentado a Viajes de la Ser (tema: fiestas) y a Radio Castellón, sin gloria ni pena, con lo bonito que es.




14 comentarios:

  1. Guau Montesinos, no hay casa en la que no haya en algún rincón alguna foto de estas, je je.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Abrazos Miguel, gracias por pasar por Montesinadas y si has leído el micro que te haya gustado y mucho (jeje)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. El niño se hace hombre con un arma en la mano, y Nadia -esas nadias que todos hemos conocido- se deshace en hormonas que saltan como canicas. Cobrada la presa, el cazador, hecho adulto, lleva a la hembra a su guarida a aprender el arte de ser hombre.
    Qué curioso el relato, maestro Montesinos, y la foto es de Fellini.
    Juan M.

    ResponderEliminar
  4. jajaja, Maestro tú JuanMa, continuando el relato hasta el amanecer...

    Abrazos y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonitos recuerdos. Aquellos patitos de la feria ya no son como los de antes. Quizá es porque yo tampoco lo soy.

    Te felicito por un relato tan tierno. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz, nadie somos lo que eramos ayer mismo.
      Todo cambia a demasiada velocidad, pero la mente y el corazón llegan a todos los lugares.
      Gracias por tu comentario y que te haya gustado es un halago.
      Achuchones.

      Eliminar
  6. Me encantó el engaño y el cuidado de los detalles. Verdad que el nombre femenino es un hallazgo. Me alegra encontrarte, abrazos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Alba, gracias por el comentario, es un gran halago leer lo que dices del micro. Espero haberte atrapado para que sigas persiguiéndome por aquí.
    Yo a ti ya te tengo puesto detective.. (jeje)
    Abrazos y gracias

    ResponderEliminar
  8. Oye, tus Montensinadas son una delicia. Me gustó sobre todo el comienzo, el arranque y el suspenso, y la depuración del lenguaje. Nos leemos, voy a enlazarte ahora mismo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ja jaja gracias Miriam, encantado de tenerte por aquí. Gracias por tus halagos y de acuerdo nos perseguimos, nos leemos, nos acosamos letra a letra.
    Saludos y achuchones

    ResponderEliminar
  10. Acabo de entrar en tu blog y el primer microrrelato que me he encontrado me ha gustado mucho.
    Vengo recomendado por ti mismo, así que tengo enchufe. Ya te sigo. Gracias por el comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Bienvenido Ricardo, nos perseguimos ambos. Estás en tu casa y espero mantener el ritmo adecuado y la calidad suficiente para que tengas siempre deseos de novedades.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. A mí me gustó. Dice lo justo y necesario y cierra bien.

    Shalom

    ResponderEliminar
  13. Ostras Gavri, bienvenido a tu casa. Gracias por la lectura y el comentario y encima te gustó, justo para subir algo el ego.
    Gracias te leo.
    abrazos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario