sábado, 19 de julio de 2014

Falsas Apariencias

Había pasado tiempo desde el empujón que desencadenó todo. Ella metió la llave en la cerradura con miedo a encontrar algún objeto que hubiera cobrado vida, pero todo estaba inmóvil, frágil, como a punto de quebrarse. Él aún tenía llaves, podría haberlo encontrado, inesperadamente, en el salón,  sentado, con la cabeza entre las rodillas, llorando arrepentido por haberla tirado de la escalera y provocar la pérdida de un bebé no deseado.
Sólo los huecos de la estantería y el espacio vacío de la mesilla donde faltaban sus libros mostraban, paradójicamente,  signos de vida.
Él erraba de una pared a otra de la habitación del hotel donde se ocultaba desde aquella noche. Vivía enjaulado, se castigaba bebiendo, fumando y tomando pastillas a todas horas. Insistentemente, con la obstinación enfermiza que uno se ata a las cosas que le perjudican. Esperando tener el valor suficiente para terminar con su vida.


Los dos sabían que no había sido un accidente fruto de la acalorada discusión. Él había dado una patada a la escalera mientras ella subía.  En el suelo todavía, la foto de su boda atravesada por cristales y en el techo aún, el cable arrancado del que ella quiso colgarse.

Nota: Participación en la web ENTC (Esta noche te cuento) Tema del mes : "...En Aquel Hotel de carretera"

16 comentarios:

  1. ¡Joder! menudo micro amigo mío. muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. ¡Guau! Menuda historia más impactante en tan pocas palabras.
    No esperaba ese giro final.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la visita y el cometarío Ramón.Me alegra que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  4. Hola de nuevo te dejo mi impresión, una historia de culpas, malentendidos y en definitiva falta de comunicación. Y la duda, ¿se podía haber evitado?
    Me ha gustado mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Cuando las palabras no bastan, la distancia siempre es suave. Deja un gusto muy amargo este texto, pero está perfectamente cosido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Albada por seguir por aquí comentando después de tanto tiempo, es un placer sentirse leído así. Abrazos

      Eliminar
  6. Asun gracias por tu visita y comentario y además parece que te ha gustado. Era n ejercicio de historias de fracaso donde l final nada es lo que parece. Bien visto por tu lectura aguda. Un abrazo te debo lecturas.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el estilo con el que escribes. Muy bueno. Enhorabuena :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara, gracias un honor tenerte por aquí, espero que vuelvas y te guste lo que vamos sacando. Te debo lecturas un abrazo

      Eliminar
  8. Uff, es un golpe casi tan grande como el de ella este texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. D.Miguel bienvenido hacía tiempo y si este relato te atrajo por aquí a comentar es que algo te hizo tilín y yo tan contento. Abrazoss

      Eliminar
  9. ¿Existe el "micromacabrorelato"? Necesitamos eso que llaman normalidad, querido Manuel. Yo también gasto mucha energía pensando en ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja querido amigo, la normalidad no puede novelarse y el gasto de energía siempre es menor del necesario jaja. abrazos maestro.

      Eliminar
  10. Manuel, te leí en ENTC y me impresionó. Un relato lleno de fuerza, en el que los hechos, como suele ocurrir en las relaciones humanas, no son como parecen. Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conche gracias por tus amables palabras la visita , la lectura en ambos sitios en fin que una abrazo enorme y si te ha gustado me alegra un montón.
      Abrazosss

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario