jueves, 18 de septiembre de 2014

Primos

Siempre hay una primera vez para todo, incluso para sentir cómo se rozan las rodillas en el asiento trasero del coche sentado al lado de mi prima Beatriz. En dos ocasiones casi nos hemos dado la mano y me alegré de llevar pantalones cortos para poder sentir en mis muslos la piel clara de los suyos en cada bache.
Nos mirábamos de cerca en cada curva,  podía oler la colonia con la que mi tía había rociado su  cabello rubio y deseaba con ansia que mis padres nos metieran juntos en la pequeña piscina del patio de la abuela.

20 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sí sí ahí va muy adelantadillo jajaj. Gracias por la visita Miguel. Abrazos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Luisa gracias por el paseo y la lectura. Abrazos. Tedebo seguimiento.

      Eliminar
  3. ¡Qué precoz el niño, y qué tendrán las primas! Quien no haya tenido primas o primos no puede entenderlo.
    Me ha gustado, Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis, a ver si te leo que ando despistado.Un placer tenerte por aquí. abrazos

      Eliminar
  4. Buen relato Montesinos. Le has dado un aroma nostálgico que nos traslada a nuestros años mozos...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nostalgia y mucho más qué tiempos donde la sencillez dy la naturalidad no creaban malos entendidos. Abrazos Carabias.

      Eliminar
  5. El aprendizaje del mundo no ha de ser solamente analizar sintácticamente o hacer quebrados, maestro Montesinos. Me gusta ese cándido punto de vista sobre la tentación y el deseo.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maestro hacedor del insigne Jaramillo , cómo me alegran sus visitas el día. Mucho mejor que los quebrados un buen largo en la piscina de plástico de la abuela.

      Eliminar
  6. Y pensar que yo con 18 solo le prestaba atención a jugar a la pelota con mis amigos. XD. Al final me voy a tomar en serio eso de que pertenezco a una generación perdida... :). El relato es otra joya que va directo al joyero que tengo con tu nombre. Está que revienta, que como tú escribes es lo normal. Un abrazo Maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja adulador al final me harás caer en tus trampa y seré una hombre fácil de alabar jajaja. Maestro tú que te lo sigues llevando todo incluidas finales de REC una tras otra.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Todos hemos tenido primas así, las primeras mujeres de nuestra niñez. Digo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Ximens me alegra verte por aquí aunque preferiría repetir en un plano fuera de lo virtual que es muy agradable tu compañía. Un abrazo

      Eliminar
  8. Se aprende a vivir, entre los seres más cercanos. Esos viajes indelebles de mucho primos..cuántos no son etapas exactas para aprender a ser mayor.

    Muy franco, muy tierno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y totalmente de acuerdo son claros pasos hacia una pequeña madurez a porciones.
      Abrazos.

      Eliminar
  9. Muy entrañable esta forma de contar el despertar del deseo entre niños. Saludos, Manuel

    ResponderEliminar
  10. Es inevitable aprender de quién más cerca tenemos...aunque sean primos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén gracias por la visita y tienes toda la razón hay que aprender siempre y casi siempre se aprende de lo que nos es más cercano.
      abrazos

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario