miércoles, 16 de septiembre de 2015

Videochat



El bate, «¡Eso, bate!», se le resbalaba de las manos pringosas por el aceite lubricante, pero de un golpe certero hizo estallar  la pantalla de plasma rompiendo en mil pedazos el reflejo de su desnudez y la de su improvisada amante. Al otro lado, se escuchaba el jadeo mucoso que le pedía más, que no parara y que lo mirara fijamente a los ojos  « ¡Esta ciudad pertenece a las alimañas! » y con otro golpe diestro, ya sin testigos, por puro placer, tiñó de sangre el rostro amordazado de la chica.

12 comentarios:

  1. Joder!!!! Pues no va a ser la música. Si es que la frasecita, jejeje... Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja eso sí descarao vaya tela con el bate qué vas a hacer si no eres americano...

      Eliminar
  2. Es que si nos dan un bate hay que golpear algo, si no hay pelota, cualquier otra cosa redonda nos vale y la que tenemos más a mano es la cabez. Duro pero interesante. Un abrazo!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dicho no ser norteamericano y tener un bate lo uncio que se nos ocurre es eso atizar.Abrazos Juancho

      Eliminar
  3. Madre Manuel qué gore, jeje. Le diste otra utilidad al bate... aunque ya si eso lo dejamos para el béisbol...

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  4. Para qué nos vamos a engañar, con un bate en las manos sólo se pueden hacer un par de cosas, con más o menos estilo, eso sí.
    Un abrazo, Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si tuvo mucho estilo pero sí que fue algo directo jajaja.Abrazosss

      Eliminar
  5. Te habrás quedado relajado después de escribirlo. ¡Qué bárbaro!
    Abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja tampoco eras tan grande el bate jjajajaj

      Eliminar
  6. Madremiademivida Maestro, qué violencia.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué me ha dado la visión del bate que no me controlo jaja.Abrazoss

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario