miércoles, 7 de octubre de 2015

El coste de la virtud



El puñetero ojo de la cerradura se atascaba un poco pero con el tiempo iría más suave, le dijo, y bien pensado, lo haría más invulnerable a los  atrevimientos lascivos de algunos de sus enemigos y él podría marchar a la guerra y a sus conquistas con la tranquilidad de que su bella esposa no sería violada ni ultrajada.  
Los celos desaparecerían y la honra de su mujer sería respetada eternamente.  Dudó un instante, lo miró fijamente a los ojos pero acabó por entregar la llave al orfebre para que le tomara las medidas exactas a su dulce esposa

8 comentarios:

  1. Ay el orfebre! Como siempre, querido Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. abrazos amigo, y cuido con los artesanos jeje abrazos

      Eliminar
  2. Debió ser duro llevar un cinturón de esos u demasiado injusto. Lo que es justo decirte es que tu micro me ha parecido muy original y bueno.
    Besicos muchos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, el orfebre seguro que sabe liberarla.Abrazos

      Eliminar
  3. El hombre quiere ir a la guerra tranquilo, el problema es que tarde años en volver, o no regrese, o se pierda la llave, pobre mujer.
    Muy buen "despojo", Manuel
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Ángel creo que la pobre mujer no estará tan sola jeje.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. D.Miguel gracias por pasar y por tus ánimos.
      Abrazos

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario