domingo, 15 de noviembre de 2015

Tormento

Vuelven a ser invisibles pero siguen ahí, al fondo del muro, agazapadas, esperando un mínimo de luz. Pueden seguir los pasos del pelotón o quedarse inmóviles como las de los prisioneros. Una  imita el movimiento elegante de un sombrero al aire con orificios de entrada y salida, otras se contorsionan con la caída convulsa del soldado. No vi siluetas de conejos, ni elefantes de la China. Dicen que la  del poder es alargada. La mía lo sabe todo, me aterroriza cuando se proyecta gigante, bajo la luna llena, armada con el fusil y me obliga a darles el tiro de gracia.




6 comentarios:

  1. Sombras que siguen pegadas a sus dueños hasta el fin. Muy buen rec, o despojo, o como se le quiera llamar.
    Un abrazo, Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. D.David gracias por estar siempre tras el rastro, te debo yo lecturas. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Cada sombra atada, inapelable, al destino de quien la proyecta. Me gusta el juego de luces que has preparado para esta frase sobre la invisibilidad. Suerte en la próxima. Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lagartooo, te veo pronto en lo de Arantxa, seguro no? Gracias por tu seguimiento.
      Abrazos

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. D.Miguel gracias por el paseo y el comentario.
      Un abrazo

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario